Motricidad fina: Actividades para favorecerla

Motricidad fina

La motricidad fina consiste en la coordinación del ojo y la mano para llevar a actividades que requieren cierto grado de destreza. Es por tanto una habilidad que los niños deben desarrollar en sus primeros años de vida y signo claro de que su sistema nervioso ha madurado. Gracias a ello, los pequeños de la casa son capaces de llevar a cabo acciones como recortar formas complejas con las tijeras, dibujar líneas y círculos, doblar ropa, sostener y escribir con un lápiz o cerrar una cremallera.

En algunas ocasiones, el desarrollo de la motricidad fina puede alargarse más de lo debido o encontrar algunas dificultades. Por lo que se recomienda practicar actividades para mejorar dicha coordinación. A parte de los cuadernillos que estimulan e impulsan dicha competencia. Existen formas alternativas de trabajarla desde el hogar, aprovechando recursos tan comunes como pinzas, hueveras, cuentas, cordones…

Actividades

A continuación podéis encontrar algunos juegos e ideas para aplicar en el hogar y desarrollar la motricidad fina de vuestro pequeño.

– Crear un collar de macarrones. A ser posible finos y con poco espacio interior. Se utilizan como cuentas y se colocan en una cuerda de grosor medio. Existe la posibilidad de usar otros materiales para crear el colgando como botones, tuercas… Existen tantas posibilidades como imaginación tenga uno.

– Jugar a encestar. Aprovechando los espacios que tienen las hueveras se pueden realizar concursos de introducir, estando a cierta distancia, determinados objetos de dimensión reducida en sus compartimentos; como chapas, tapones…

– Crear una guirnalda. Sólo se necesita un cordel y un grupo de pinzas para colgar aquello que el niño haya preparado con anterioridad: Desde recortes triangulares de papel decorado a otros materiales que encontréis por casa de poco peso, de nuevo vuestra creatividad y la del pequeño entran en juego.

– Coser. No tal y como lo hacemos los adultos, pero sí similar. Se recorta una forma (por ejemplo, un corazón) en papel y a posteriori se va agujereando el contorno con una perforadora. De modo que con un cordel o cordones se puede reproducir una especie de “remiendo”. En definitiva, se introduce por un agujero y se saca por el siguiente. Quedan figuras muy originales y se pueden reutilizar tantas veces como se desee.

– Comer comida china. De acuerdo, esto no es un juego, pero es una actividad divertida que realizar en familia. Eso sí, ¡sólo vale utilizar los palillos!

Como podéis observar, hay muchas formas de trabajar la motricidad fina sin necesidad de utilizar ingentes cantidades de fotocopias con ejercicios similares. Además, permiten que tanto niños como padres trabajéis en equipo… ¡y disfrutéis juntos!

2 comentarios en “Motricidad fina: Actividades para favorecerla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *