Motricidad gruesa: Qué es y cómo desarrollarla

Motricidad gruesa

¿Motricidad gruesa? En ocasiones hablamos en exceso de la importancia de la motricidad y nos olvidamos de la motricidad gruesa. Parece lógico que antes de trabajar con los detalles, controlemos algunas habilidades básicas. Arrastre, gateo, marcha, triscado, carrera, lanzamientos, recepciones, botar y saltar… Son sólo algunas de las destrezas que los pequeños necesitan manejar sin dificultades. La finalidad es poder luego desarrollar una mejor técnica a la hora de, por ejemplo, escribir o dibujar. Por ello, a continuación hemos desarrollado algunos juegos para ayudar a tu hijo a lograr adquirir las habilidades básicas para que sea todo un “artista” o “literato” (al menos, visualmente hablando).

Actividades variadas

  • Actividad “seguir circuitos”. Se crea un circuito en el que se tenga que correr y sortear obstáculos. Los ejercicios serán: Caminar por un banco de poca altura y poco ancho (sirve caminar por el bordillo de una acera), gatear por un tubo de tela o bajo una mesa u objeto bajo, saltar vallas (o cualquier obstáculo similar) de pequeñas dimensiones con un pie y con dos según se le indique, carrera rápida, carrera a la pata coja, lanzamiento de pelotas y salto en el sitio.
  • Actividad “gincana”. Se realiza un circuito circular, dividido en cinco zonas. En cada zona se realiza: lanzamiento de balones lo más lejos posible con una mano y la otra, carrera, mantenerse en posición horizontal sobre manos y pies todo el tiempo posible, aguantar el equilibrio sobre una superficie inestable y carrera en sacos.

Actividades específicas

  • Actividad “fingir ser animales u objetos” para la mejora del arrastre. Debe fingir ser animales que reptan o se arrastran por el suelo, como si fuese una serpiente o leopardo.
  • Actividad “parando el tiempo” para la mejora de la carrera. Se le indica que según el ritmo de la música debe acelerar o disminuir su carrera en el sitio. Si el ritmo es lento, se entiende que se está parando el tiempo y el niño debe fingir estar realizando una carrera a muy baja velocidad. Si el ritmo de la música avanza rápido se entiende que el tiempo está volviendo a su velocidad normal y debe de aumentar el ritmo de carrera en el sitio.
  • Actividad “carrera de animales” para la mejora del gateo. Se divide a la clase en diferentes grupos y a cada grupo se le asigna un animal: Caballo, perro, león, tigre… Deben realizar una carrera mientras imitan el sonido del animal y su “marcha” (los animales corren a cuatro patas, ellos deberán hacerlo gateando).
  • Actividad “alcanza los puntos” para la mejora del tono muscular de las manos. Se dibuja en un folio cinco puntos. A continuación, debe intentar que todos sus dedos tapen con la punta cada uno de los puntos a la vez. La dificultad radica en que tenga que estirar mucho la palma de la mano para lograrlo.
  • Actividad “el mundo al revés” para el control postural. Como si se hubiera volteado el mundo y caminásemos por las paredes, el niño ha de apoyar la espalda en el suelo y situarse de modo que quede vertical a una pared. Debe fingir realizar actividades cotidianas como beber de un vaso o leer teniendo en cuenta el nuevo punto de apoyo.

¿Una buena forma de integrar todo lo anterior? Como siempre, los deportes, tanto individuales como en equipo, favorecen sobremanera la motricidad gruesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *